13.11.05

CAPÍTULO 12, Manso y doméstico - La donna è mobile

El tren no parecía hacer grandes esfuerzos por llegar a su destino, al contrario, atravesaba como un manso la noche. Sus acompañantes dormían, inclinaban la cabeza sobre la mano abierta y con esa brevísima liturgia, admirables, conseguían convocar al sueño. Siempre le había asombrado esa capacidad de las personas para acomodarse al medio, para invocar la normalidad bajo cualquier circunstancia. Él era incapaz. La suya se rompía cuando sacaba un pie de su entorno, y así, le sentaban mal las comidas que hacía fuera, no podía pegar un ojo cuando le sacaban de su cama, le molestaban todos los ruidos, todas las luces y en resumen, no comprendía cómo había sido capaz de encomendarse a ese recorte. Lo estrujaba en el bolsillo, lo sacaba, lo leía, lo volvía a guardar, se inclinaba hacia delante, se desmadejaba, se volvía hacia atrás. No sabía como se le había ocurrido una locura como aquella. En cambio de su sorprendente lance brotaba copiosamente un valor por el que nadie habría apostado, y eso le agradaba, ¡cómo se quedarían ahora sus amigos si pudieran verle, tan decidido, tan capaz! Ahora, ahora tendrían que verle. Dejó caer, un momento se dijo, los ojos, guardó las manos en los bolsillos del gabán y volvió a su cálida y siempre confortable habitación, al sueño recurrente, aquel en el que ella acostada y desnuda le tendía los brazos, que eran su refugio, y le llamaba por lo que él comprendía que era su nombre mientras se revolvían entre sábanas tibias. Un cambio de vía sacudió el tren entero y se avivó con la certeza de estar haciendo lo correcto. Lo necesario. Ya voy.
Escrito por La donna è mobile

6 Comments:

Blogger AZUL de Blancos said...

Pues sí, Donna e móbile, lamento comunicarte que sobre tí recae la responsabilidad de buscar otro "voluntario" para seguir alimentando el culebrón (que por cierto, ya no se merece ese nombre, creo que entre todos le habeis dado ya un nivel muy superior). Enhorabuena, me ha encantado el pequeño sueño truncado por el cambio de vías :)
Un abrazo

22:12  
Blogger La donna è mobile said...

Gracias, Azul, eres muy amable, :-)

Le he hecho el ofrecimiento a nuestra querida Saf, (cuelgo aquí el enlace a su casa con la certeza que todos la conoceréis, pero, con la esperanza de salvar a algún despistado/a que todavía no se haya enterado de su existencia: http://alras.blogspot.com/), esperemos que de señales de vida.

Gracias en cualquier caso a Egonauta por su invitación y a vosotros, a quienes no conocía, por lo que pueda quedar. Un abrazo, Ego, querido.

18:33  
Blogger Mon said...

ayyyyy donna, que bello... y tan descriptivo como el capítulo de ego.
ese "ya voy".... ME MATÓ.

un beso para azul,
otro para vos ( a veces te leo en el blog de pedro... pero quiero visitar tu mundo )
y seguramente saf dirá que sí... con lo que a ella le encanta decir que sí :))

07:19  
Blogger Egonauta said...

Donna: No sabes lo contento que estoy de haberte forzado a montar a Andrés en el tren......

Besostes

Ergonauta

22:47  
Blogger M.Ángeles said...

Genial, a ver si Andrés no se nos raja como ella...

18:17  
Blogger Saf said...

Buenooooo..... puessssssss...... yo ya he hecho lo que he podido (que no es mucho, ciertamente ¡ejem!)
Y se lo he mandado por mail a Azuldeblancos.
Espero que lo reciba sin tropiezos.
Y también espero que PEDROGLUP sepa qué hacer con la continuación.....

Saf ;-))

16:14  

Publicar un comentario

<< Home